San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
 
 
Inicio
El Filtro
El Agua
Asistencia Docente
Información de interés
Contacto
Agua y Arsénico
Agua y Enfermedades
Agua potable
 
 
 
Agua y Arsénico

 

La Argentina es uno de los países más afectados por el hidroarsenicismo; lentamente se acumula en el organismo provocando graves perjuicios a la salud. La prevención consiste en construir plantas potabilizadoras. Con más de 80 años de conocimientos sobre esta endemia aún no está resuelto este tema.

En la Argentina, el Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (HACRE) fue descripto en 1913 en Rosario por del Dr. Mario Goyeneche. La intoxicación por el consumo de aguas contaminadas con arsénico provoca alteraciones cardíacas y vas-culares, alteraciones neurológicas, lesiones hepáticas y renales, repercusiones en el aparato respiratorio y lesiones cutáneas que avanzan progresivamente hasta las neo-plasias.

Nuestro país es uno de los más afectados por este tipo de contaminación, evaluado por estadísticas internacionales (OMS). Provocando enfermedades varias, de exterma gravedad.

Las napas de los suelos de las provincias centrales, y el cordón de la cordillera de Los Andes, están contaminadas por arsénico, debido a diferentes movimientos geológicos. Además, aunque en mucho menor escala, existen aguas infectadas por el desecho de residuos industriales en algunos ríos. Por otro lado, la existencia de arsénico en aguas y suelos tiene que ver con la posible contaminación de alimentos de origen vegetal y animal que crecen y se crían en esas regiones.

Las provincias más expuestas al consumo de agua contaminada son Córdoba (principalmente en el área de llanura pampeana: Río Cuarto, Belle Ville, Marcos Juárez y San Francisco), Santa Fe (Venado Tuerto), Chaco, Santiago del Estero, San Luis, La Pampa, y Buenos Aires, en la que si bien no hay casos registrados, los altos índices de arsénico en algunas de sus regiones hacen sospechar que existen personas potencialmente enfermas.

Aunque no es una enfermedad de los pobres, lo cierto es que en las regiones afectadas viven poblaciones en condiciones de subdesarrollo económico y social.

En nuestro país existen áreas extensas de aguas contaminadas con cifras de arsénico muy por encima de los máximos de potabilidad aceptados, que ponen en riesgo a las poblaciones residentes de varias provincias argentinas, que padecen enfermedades cardiovasculares, hepáticas, cutáneas, respiratorias, digestivas y urinarias con más frecuencia que otras poblaciones del país no afectadas por el HACRE. Es decir, son grupos más vulnerables a ciertos tipos de enfermedades, algunas de ellas muy graves, como el cáncer.

La cifras de arsénico admitidas como límite máximo es de 0,01 mg/litro. Este número es superado, llegando en algunos casos a 0,80 mg/l y 0,120 mg/l.
El Dr. Santiago Besuschio, profesor titular del departamento de Patología de la Universidad de Buenos Aires y ex jefe de Patología de los hospitales Fernández y Penna, señala: "La acción del arsénico introducido en el organismo, en muy pequeñas cantidades, durante años alcanza a todo el organismo, principalmente a la piel, donde ha sido posible la identificación histoquímica de arsénico. Una vez desencadenado no se detiene, es decir, cuando el arsénico está realizando sus trastornos y efectos tóxicos la progresión de la enfermedad no se detiene. Los efectos del arsénico se dan en los aparatos y sistemas donde se elimina: piel, aparatos urinario y pulmonar. La búsqueda del tóxico puede realizarse en sangre, orina o cabellos".

No existen estadísticas actualizadas, aunque se supone que en las áreas con suelos contaminados hay mucha gente afectada. "Los médicos de las zonas lo conocen muy bien, pero en las grandes ciudades no se si todos los médicos lo conocen bien. En la ciudad de Buenos Aires se ven casos que vienen de los lugares endémicos", agrega el Dr. Besuschio.

"Las soluciones al problema pasan por desarrollar las obras de infraestructura necesarias que produzcan resultados eficaces. Estas obras integrales y de escala regional deben encarase prioritariamente si tenemos en cuenta el exceso de cáncer cutáneo y visceral de las poblaciones afectadas, irreversible luego de una larga exposición al arsénico y con períodos de latencia, a pesar de haber cesado la exposición, de hasta 30 y 40 años", apunta preocupado el Dr. Besuschio.

Aunque reconoce: "Si las plantas potabilizadoras grandes no se han hecho en situaciones económicas mejores, no creo que se hagan hoy en día". Pero existen otras alternativas posibles de menor costo que, según señala el especialista, podrían encarar los diferentes municipios. Se trata de fábricas de agua mineral al costo y plantas de potabi-lización familiares, que ya se han puesto en marcha en algunos distritos y han logrado bajar los índices de contaminación. Sin embargo, Besuschio señala: "Hoy en día, en el estado de pobreza en que se encuentran las provincias, la gente se preocupa por comer todos los días; es utópico pensar que se van a preocupar por comprar una planta despotabilzadora, aunque no son muy costosas, la gente no tiene ni recursos mínimos". Y como siempre, y sobre todo cuando de salud se habla, aparece la figura del Estado que debería hacerse cargo de que la población consuma agua en condiciones óptimas, agua que no enferme. Y las plantas familiares potabilizadoras, parecen ser una solución de bajo costo y eficaz. Además, deberían realizarse exploraciones de las distintas napas en búsqueda de aguas menos contaminadas.
"Los plazos no cumplidos en la concreción de obras preventivas de la contaminación arsenical significan el sufrimiento injustificado de las poblaciones actualmente expuestas", concluye el Dr. Besuschio.
Si los niveles de contaminación de agua son altos tarde o temprano, aunque sea lentamente, se desarrollan problemas cardio-vasculares, cutáneos o neoplásicos. Y aunque el HACRE fue descripto hace 86 años, y sus efectos graves (hasta mortales) han sido y son bien conocidos por las diferentes autoridades sanitarias, el hidroarsenicismo crónico es una enfermedad olvidada, quizás porque afecta a zonas alejadas de la populosa ciudad de Buenos Aires, quizás porque muchas de las personas expuestas al consumo de agua contaminada son pobres. Una lógica perversa que se repite en un país que hace como si no existiera lo que no se ve.




Mapa educativo: www.mapaeducativo.edu.ar

Fuente: Mapa del Arsénico - Dpto. Ambiental Salud y Acción Social (No está señalado zonas de vulcanismo - Cordillera de los Andes)